MEMORIA RADIO, la voz del Ecunhi.
En el pasado están guardados todos los secretos del presente y el futuro.
Argentina Funes, el memorioso 28 de Diciembre

No olvidar

LOS INDULTOS MENEMISTAS

Por Funes, el memorioso

29 de diciembre 1990: Menem anunció los indultos de los ex comandantes de las Juntas Militares argentinas. Decretos que liberaron a Jorge Rafael Videla, Emilio Eduardo Massera, Orlando Ramón Agosti, Roberto Eduardo Viola, Armando Lambruschini, Leopoldo Fortunato Galtieri, Reynaldo Bignone, Basilio Lami Dozo, Jorge Isaac Anaya, Luciano Menéndez, Santiago Riveros, Cristino Nicolaides, Albano Harguindeguy, Ramón Camps, Guillermo Suárez Mason y José Alfredo Martínez de Hoz, entre otros.
Las instituciones que habían humillado a los represores en el ’85, pasaron a cuidarlos a principios de los ’90 con el indulto menemista; el posgrado soñado por la derecha, para Obediencia debida y Punto final. Degradar y perdonar son verbos incompatibles, que no obstante pintan las distintas tonalidades a la que fue sometida la Argentina contemporánea, desde Juicio a las ex Juntas Militares hasta la impunidad decretada por el Estado. Para asesinos y torturadores, ese paso de la vergüenza a la impunidad en menos de una década, significó un precio bastante barato por tanta muerte.
Primero, cuatro decretos de indulto firmados por Carlos Menem en octubre de 1989 y luego otros seis en diciembre de 1990. La profundización de la impunidad, como fuerza de choque para imponer la deshistorización. El negacionismo para guardar el pasado debajo de la alfombra, intentando moldear el futuro sin rastros del horror.
Todos los hechos que por distintos motivos, habían quedado afuera de las leyes de perdón alfonsinistas, encontraron su absolución en el menemismo.
Pero pese al denodado esfuerzo por una reconciliación tan forzada como hipócrita, ningún gesto alcanzó para limpiar los prontuarios. La larga temporada de gestos políticos contranatura, había comenzado con el tristemente célebre abrazo entre Carlitos y el almirante Isaac Rojas. Una foto y dos sonrisas, para consagrar la “unión nacional”.
En 1998 la derecha puso el pie en el acelerador, cuando anunció su decisión de demoler la ESMA. Un parque, un monumento y por decreto, pacificación definitiva del recuerdo.
Arrasar la memoria, fue imposible. En el marco de una década demasiado hostil para sostener el sueño de justicia, los organismos pelearon y terminaron acorralando al monstruo. Represores e ideólogos del genocidio, tuvieron que archivar el proyecto.
Por entonces y ante la falta de Justicia, apareció HIJOS para gritar por las calles donde vivían torturadores y asesinos.
Cuando Néstor Kirchner decidió dinamitar la Suprema Corte neoliberal, los integrantes de la “mayoría automática”, estaban en plena elaboración de un fallo para declarar constitucionales a Obediencia debida, Punto final e Indulto; algo demasiado parecido al fin de fiesta de la dictadura, con la Ley de Autoamnistía de Bignone.

+ Noticias

Lectura recomendada
VUELOS DE LA MUERTE: PRUEBAS DEL HORROR
Por Página 12

Una visita judicial a las instalaciones militares y los hangares de Campo de Mayo, realizada por familiares de las víctimas, jueces, fiscales, abogados y testigos, permitió corroborar los datos aportados por...

La discusión por la IVE
POSICION DE LA APDH
Por APDH

El martes 29 de diciembre el Senado de la Nación tiene la oportunidad de reparar una deuda histórica con las mujeres y las niñas de nuestro país. Convertir en ley el proyecto de Interrupción Voluntaria del...

Un año militando la verdad
REVISIONISMO y PENSAMIENTO CRITICO
Por Redacción VPL

Información, análisis y debate. Contribución periodística para cumplir con la primera revolución que motoriza todas las demás: saber, conocer, desnudar la mentira y armarnos con verdades para...

Desarrollado por Sandra Alfonso